Site Loader
pan casero, receta pan casero, pan casero panificadora, proyecto zero waste

¡Hola!

Que levanten la mano las que empezaron a hacer pan casero durante la cuarentena, y con la ‘nueva normalidad’ (o lo que sea esto), se les come la vida y les resulta imposible hacerlo tanto como les gustaría, porque en su casa se come pan a la velocidad de la luz. Aquí una de ellas, como puedes comprobar. En este post te traigo el truco estrella para que te dé la vida y sigas comiendo buen pan: hacer pan casero con panificadora.

Aunque nosotros nunca dejamos de trabajar desde casa, las tardes desocupadas y fines de semana de la cuarentena me dieron para aprender un poquito sobre pan, probando con menos que más éxito al principio (spoiler alert, se viene foto de la novatada).

Leyendo y entendiendo cada proceso, terminé por crear una receta que me funcionaba perfecta y con la que me salía un pan que no nos duraba ni dos días encima del banco de la cocina.

receta pan, pan casero, pan artesanal, primer pan, proyeto zero waste
Mi primer intento panadero, lo que yo creí que era un pan digno de sacar la cámara. Ay, alma de cántaro.

Si te gustaría hacer pan en casa a menudo, controlando los ingredientes y ajustándolo a tu gusto, si te lo has planteado alguna vez pero tienes dudas sobre cómo empezar, o si has pensado en tener una panificadora pero no sabes si le sacarás provecho… ¡Bienvenida! Estás en EL post.

Vengo a contarte lo primero que debes saber a la hora de hacer pan en casa: las claves que a mí me sirvieron, consejos a tener en cuenta y, por último, te voy a regalar una estupenda receta ilustrada con la que te va a salir pan rico en la panificadora, ¡de una vez por todas!

Como te contaba, al principio hacer pan se me hacía un mundo, y es que no le vamos a quitar mérito: un buen pan con masa madre y buenas harinas es una obra de arte. Y aunque es cierto que hacer pan puede ser tan complejo como tú quieras, la realidad es que preparar un buen pan en casa para diario puede ser también muy sencillo, si simplificamos un poco.

¿Panificadora? Eso qué es.

Quizá te planteas hacer pan casero y te suena algo llamado panificadora pero ni sabes bien qué hace, ni quieres otro trasto en tu casa. Y te entiendo, yo soy de las que intenta tener la mínima cantidad de cacharros para cocinar, que cuanto menos tienes, menos debes ordenar, jaja. Sin embargo, si quieres hacer un buen pan en poco tiempo (y muchas otras cosas que ahora te cuento), y vas a ser constante con su uso, una panificadora vale mucho la pena. Te explico por qué. La panificadora es un electrodoméstico que lleva a cabo todas las tareas del proceso para hacer pan: amasa y fermenta a baja temperatura para el levado del pan, hornea, y los modelos que yo conozco son capaces de mantener el pan caliente una hora después de hornear.

Mi panificadora, en uno de sus pocos descansos 😂

Además, cuentan con diferentes programas para hacer desde pan, hasta bizcochos o dulces, masas para pizza o pasta, mermelada, o incluso yogur. Una de las funciones que más me gusta es que puede ser programada para que te despiertes con olor a pan recién hecho. Y eso, no me diréis que no es increíble.

¿Qué tendrás que hacer tú?

  • Introducir los ingredientes en el orden adecuado.
  • Seleccionar el programa según la elaboración.
  • Escoger el peso, el nivel de tueste, o programar si lo quieres a cierta hora.

FIN. A disfrutar de pan casero.

¿Te animas? Pues te cuento las bases para hacer pan:

Los ingredientes del pan casero

Para empezar por el principio, debemos hacer una mención de honor a los ingredientes: no te va a salir el mismo pan con una harina blanca refinada cutre que con una buena harina integral, por ejemplo, ya que ésta última conserva el germen y las capas exteriores del grano, que tienen más sabor y nutrientes. Por eso, es interesante invertir en ingredientes de calidad que le aporten alma a las recetas. (¡Truco! Para empezar, debes buscar harinas que contengan entre un 10 y 11% de proteína, las llamadas panificables).

proyecto zero waste, pan casero, pan en horno, receta pan, pan blanco panificadora
Después de varios intentos, el pan en horno me quedaba mucho mejor.

Si estás empezando, debes saber dos cosas importantes que además nos ayudarán a reducir residuos:

· El agua del grifo es perfecta para hacer pan, de hecho la embotellada no ayuda a la fermentación. Así que, ¡a usar agua del grifo se ha dicho!

· Lo que llamamos ‘levadura seca’ (los sobrecitos de polvo blanco) no es levadura como tal, ya que no contiene elementos vivos y no fermenta, sino que eleva la masa a través de un proceso químico que produce gas, se usan para magdalenas y respostería. Por eso, debes buscar ‘levadura de panadería’, y debes poderla encontrar sin problema donde hagas la compra habitual.

Por supuesto, no tendrá el sabor de fermentar con una masa madre. Pero es una muy buena solución, ya que se conserva más tiempo en la despensa y nos sirve para iniciarnos en el mundo panadero, como te decía antes, simplificando un poco los procesos.

¿Y si te da por ponerte creativa? En la última fase de amasado puedes añadir desde cebolla pochada, aceitunas negras, o tomate seco, hasta queso, semillas, frutos secos, especias, chocolate… ¡Todo lo que te imagines!

Proporciones de la receta, el porcentaje del panadero

Te voy a contar un truco para que puedas ser totalmente independiente y te resulte fácil crear tus primeras recetas.

Uno de los secretos por excelencia del pan, es el sistema llamado ‘El porcentaje del panadero’. Esto básicamente es una regla que te permitirá saber si una receta está bien formulada. Quédate con esto: la harina es la que manda, y entorno a ella se calculan las cantidades del resto de ingredientes.

Una receta sencilla de pan, suele tener estas proporciones con respecto a la harina:

  • 60% de agua
  • 2% de sal
  • 1% de levadura

¿Qué significa esto? Que por cada 100 gramos de harina de tu pan, tendrás que añadir 60 gr. de agua, 2 gr. de sal, y 1 gr. de levadura. Con una sencilla regla de tres, puedes calcular las cantidades que necesitas para que te salga el pan, ¡sí o sí!. A partir de aquí, tienes campo ancho para probar con el millón de harinas existentes, hacer tu propia masa madre, ¡o lo que se te ocurra!

Pan casero con panificadora sin complicaciones

Que no te quieres complicar, que lo que tú quieres es meter todo el mejunje en la panificadora y que te salga un pan rico. Apunta, o más bien descarga, que te dejo una ilustración bonitísima para que sigas TRES pasos y te estés acordando de mi persona (para bien) mientras tu pan cruje en la boca.

Sólo tendrás que introducir los ingredientes, escoger el programa, peso del pan y nivel de tueste, ¡y listo! La panificadora empezará a funcionar y tú podrás seguir a lo tuyo, y a las 3 horas tendrás un pan recién hecho para chuparse los deditos.

¿Que te apetece despertarte y desayunar pan casero recién hecho? Prepara los ingredientes en la cubeta por la noche, programa la panificadora, y al día siguiente te despertarás con olor a pan recién hecho. ¡No sé a ti, a mí me parece un privilegio!

Descarga aquí la receta – pan casero en panificadora:

receta pan con panificadora, pan casero, pan blanco,

Últimos consejos para hacer pan casero con tu panificadora

En primer lugar, precaución:

No olvides sacar la cubeta para añadir los ingredientes, evitando que caiga nada dentro de las resistencias que pueda prender. Controla también el volumen de ingredientes para que al crecer no se derrame.

El orden importa:

Como norma general, debes saber que en la panificadora siempre se recomienda añadir primero los líquidos, después condimentos como endulzantes o sal, la harina, y para acabar, la levadura. También se recomienda que la sal y la levadura no se toquen.

Mejor si sacas las aspas:

Después del segundo amasado, la panificadora pitará: en este momento puedes abrirla y sacar las aspas para que no se queden dentro del pan durante el horneado.

¡Listo! ¿Estás preparada? ¡A preparar pan casero!

Post Author: Sandra

2 Replies to “Guía & Receta ilustrada: Pan casero con panificadora”

    1. ¡Me alegra leer que te ha gustado! Jajajaja medítalo bien, es muy práctica pero sólo si la utilizas a menudo! 🙂 Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *